• NACIONALES

    12 de septiembre de 2017

    ATE en la lucha por la defensa de Yacimientos Carboníferos Río Turbio

    Ante el ataque a los estatales mineros y el desfinanciamiento que lleva adelante el Gobierno, ATE saca el pico y la pala y se atrinchera.

    El Gobierno Nacional de Mauricio Macri, en una nueva demostración de su tinte neoliberal, despide, precariza, flexibiliza y hostiga a los trabajadores estatales de la mina de carbón de Río Turbio. Esto, sumado a la desinversión que está realizando en la empresa estatal YCRT, es un claro avance sobre la soberanía del pueblo argentino y su capacidad de autoabastecerse de energía. En el día de hoy, los compañeros de ATE Río Turbio marcharon al Ministerio de Trabajo de la Nación para exigirle al Gobierno respuestas a sus reclamos.

    César Ibáñez, Secretario Gremial de la Seccional de ATE en Río Turbio, manifestó: “Actualmente estamos con una medida de fuerza de toma pacífica del yacimiento. Venimos con medidas desde el 6 de septiembre. Las causas son los despidos arbitrarios -89 a la fecha-, las denuncias de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, la persecución laboral e ideológica, la falta de inversiones y otras denuncias para las cuales la empresa no ha dado respuesta a los trabajadores”.

    “El conflicto arrancó en diciembre de 2015, cuando comenzó la gestión de Cambiemos en el Gobierno Nacional. La intervención del Gobierno vino a achicar la empresa, habiendo declarado el año pasado un presupuesto a la baja para los trabajadores. La desinversión está provocando que nuestro yacimiento no pueda producir carbón para la generación de energía. Nos están ahogando. Hay mucha persecución laboral, mucho hostigamiento”, agregó el compañero Ibáñez.

    Por su parte, Iván Zurita, Delegado de Mecánica Principal de ATE en la Mina de Río Turbio, dijo: “Desde el año 1943 para acá, el nuestro es un pueblo minero. Esta actividad es a la única a la que nos hemos dedicado, lo llevamos en nuestros ADN. Hemos pasado situaciones tremendas, como en los ’90. Ahora se repite el embate neoliberal. Quieren arrasar con la única mina subterránea operada por el Estado”.

    Zurita también denunció: “Además de los despidos, nos atacan con la flexibilización laboral. Fuimos 2.900 trabajadores, de los que quedamos 2.400. A través del achicamiento por despidos, la desinversión, la persecución laboral y la presión por agarrar el retiro voluntario, nos jaquean y están poniendo en riesgo el futuro de nuestro pueblo. En los ’90 pudimos aguantar el avance neoliberal y pudimos reestatizar la empresa. Ahora, estos tipos que nos gobiernan, que son mayoritariamente CEOs, vienen a recuperar lo que ellos consideran años de pérdidas. Y lo hacen cortando por lo más fino: Los trabajadores. Quieren hacer de nuestro sacrificio un negocio para pocos”.

    César Ibáñez luego agregó: “Hoy nos movilizamos por el centro de la ciudad de Buenos Aires hasta la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, a donde llevamos un petitorio que ha salido del debate de los compañeros en la asamblea de boca de mina. En el documento pedimos, en primer lugar, que se abra el diálogo. Allí también reclamamos por que se levante la denuncia a nuestro CCT y que se reincorpore de forma inmediata a los compañeros despedidos. Si bien esta intervención nos ha denunciado la totalidad de nuestro CCT, venimos en paritarias desde hace rato. Pero ellos quieren tirar todo a la baja, en lugar de ir a las cosas concretas: La inversión y la puesta en marcha de nuestra usina. Nosotros sabemos, por los últimos estudios geológicos que se han hecho, que tenemos la capacidad de sacar carbón de acá a 400 años. Eso parece no importarles, porque para ellos el negocio pasa por otro lado”.

    Ernesto Contreras, miembro del Consejo Directivo Nacional de ATE, agregó: “En nombre del Consejo Directivo Nacional estamos desde el primer día con los compañeros exigiendo las inversiones y la terminación de la usina carboeléctrica. Discutiendo además el tema del CCT, tras la denuncia del Gobierno el pasado 17 de octubre. Ante el Ministerio de Trabajo hemos denunciado las distintas maniobras de mala fe que la empresa ha realizado durante todo este tiempo en el ámbito de la negociación”.

    “La nueva conducción de la Seccional Río Turbio y ATE Nacional estamos trabajando cuerpo a cuerpo para defender los derechos de los trabajadores. El pueblo argentino ha realizado enormes inversiones de dinero tanto en la usina carboeléctrica, así como en el puerto de Río Gallegos. Si bien es claro que el Gobierno intenta paralizar y dejar sin efecto esas grandes inversiones en obras para la producción de carbón y energía para el país, los trabajadores están dispuestos, desde ATE y los demás gremios –como La Fraternidad, Luz y Fuerza y APS-, a defender este importante patrimonio nacional”, cerró el dirigente de ATE Nacional.

    Prensa ATE


    Relacionados