• ATE

    4 de junio de 2019

    Opinión

    Por Daniel Godoy

    El derecho a la salud en Argentina

    El derecho a la salud en Argentina

    Daniel Godoy | Director IDEP SALUD ATE ARGENTINA;  Mesa Nacional MOVIMIENTO POR EL DERECHO A LA SALUD EN LA ARGENTINA 

    El proceso electoral que ya se inició en la República Argentina no encarna unas elecciones más. A lo trascendental que significa la manifestación popular en el acto soberano de elegir la representación institucional, se le agrega en esta ocasión la necesidad imperiosa e imprescindible de terminar con uno de los tramos más nefastos desde la recuperación de la democracia.

    La “Tercera reforma del Estado” que están desplegando Macri y el conjunto de personajes y sectores que representan lo más concentrado del espectro anti popular en la Argentina, no sólo pone en riesgo la calidad de vida cotidiana de la mayoría de lxs argentinxs con tarifazos, inflación y desempleo, sino que acarrea una decisiva pérdida de soberanía para las próximas generaciones, y un deterioro severo sobre las condiciones de ciudadanía y derechos sociales.

    La intentona del gobierno, el FMI y sus socios locales de pactar un conjunto de compromisos de gobernabilidad para prolongar este proceso, ha fracasado a poco de nacer producto de la crisis del propio gobierno en su pregnancia política.

    A la vez, hay un interesante intento de sectores del campo popular de promover acuerdos programáticos sobre aspectos decisivos para la recomposición del futuro del país: Los acuerdos por la Producción y el Trabajo, y el reciente pacto contra el hambre en la Argentina son ejemplo de ello.

    Desde ATE NACIONAL y el MOVIMIENTO POR EL DERECHO A LA SALUD MDS en cada territorio, venimos denunciando el proceso de desmantelamiento y desidia sobre el sistema Público de Salud CUS mediante, para ponerlo al servicio de las empresas de la enfermedad.

    Y advertimos que este proceso se lleva puesto al conjunto de la agenda sanitaria popular (Salud mental, derechos reproductivos, Medicamentos, Control de epidemias), y a las condiciones dignas de trabajo y salario con nuevas formas de contratación y de remuneración.

    El cierre del Ministerio de Salud Nacional el año pasado, posibilitó la confluencia de todas las representaciones del campo sanitario popular en la Argentina coronando con una marcha histórica el 4 de Octubre para repudiar las políticas CUS y demandar la restitución de la condición al Ministerio.

    Desde igual vocación de confluencia activa, venimos trabajando productivamente en el marco del mismo espectro de representaciones multisectorial para proponer al pueblo argentino y a las representaciones electorales 15 puntos de coincidencia por el Derecho a la Salud en la Argentina, en ocasión del proceso electoral de este año, pero que debe trascender hacia una recomposición activa y movilizada no sólo del Universalismo social, sino de la capacidad de incidencia de las mayorías populares en la realidad argentina. Trabajadorxs, sindicatos, partidos políticos populares, intelectuales sanitarios, representantes de Universidades, estudiantes, usuarios y familiares, movimientos sociales… Todxs por un compromiso por el Derecho a la Salud en la Argentina.

    El Ministerio que creó y honró Carrillo debe volver a ser Ministerio, hay que derogar la CUS, hay que mejorar el estado edilicio de los Hospitales y ampliar la red de Atención Primaria en los barrios y las comunidades en horarios ampliados y con capacidad resolutiva, los medicamentos deben ser un bien social, se deben reincorporar a lxs despedidxs, hay que fortalecer el sector Público jerarquizando y ampliando el equipo de Salud, se debe implementar cabalmente la Ley de Salud Mental y una atención digna para nuestrxs mayores, se debe incorporar la perspectiva y las reivindicaciones de géneros y la pluriculturalidad, fortalecer los programas territoriales, ampliar el presupuesto nacional y redistribuir con justicia a las provincias, se deben eliminar la pobreza y el extractivismo porque provocan enfermedades, y se debe convocar a la participación popular en las decisiones de salud, quizá entre otras tantas acciones.

    No inventamos nada. Nos lo enseñaron los Carrillo, los Ferrara, los Oñativia, los Moreau de Justo, los Mario Testa, y otrxs tantxs… Por ese camino vamos.


    Relacionados