• Nacional

    16 de julio de 2019

    Un fallo al revés de lo que dice Quintriqueo

    Comunicado del Consejo Directivo Nacional de ATE en la causa iniciada por el Secretario General de Neuquén.

    Los jueces Carlos Alberto González e Ignacio Rodríguez Varela acaban de confirmar, en lo sustancial, el fallo de primera instancia, indicando que ATE Nacional ha actuado legal y correctamente, y que de lo investigado no surge delito alguno.

    Textualmente, González y Rodríguez Varela confirman que del cotejo de las dos pericias contables, la de la Corte Suprema y la del querellante Carlos Quintriqueo, surge que las dos son confluyentes: no hay ningún faltante de dinero.

    Dice el fallo "los valores de recaudación que surgen del peritaje oficial y del aportado por la querella muestran una coincidencia sustancial para los años 2012 a 2015 (cfr. fs. páginas 21/vta. del legajo reservado en sobre 6 y cuadro de fs. 190vta.).... Es decir, no hay ningún faltante de pago”. Vale recordar que los años 2012 a 2015 son los que el querellante cuestionaba.

    Los magistrados agregan que el asunto no debería estar, eventualmente, en el ámbito penal, sino considerarlo una mera cuestión administrativa, propia de la vida de cualquier asociación.

    "...Aún cuando no procede la intervención de la justicia penal como una vía tendiente a auditar el manejo de los bienes o dar lugar en esta sede a una suerte de rendición de cuentas (in re mutatis mutandi causas n° 31509/17 “Duran”, rta. 04/07/18 y 39107/18 “De Botton”, rta. 13/3/19; entre otras), no resulta un dato menor la circunstancia de que los resultados del peritaje oficial hayan considerado el total recaudado anualmente neto de otros movimientos". Es decir, para el tribunal este no es tema penal.

    Luego de ello, y aplicando un criterio diferente al del juez de primera instancia, consideran que si la querella quiere seguir haciendo pruebas, debe dársele esa oportunidad, por un tiempo, hasta que el juez de primera instancia decida.

    El juez de primera instancia consideró en su fallo que esas pruebas que pide el querellante -solicitadas extemporáneamente, cuando ya se habían terminado todas las pericias-, son pruebas superfluas, ya que su producción no modifica el resultado de las mismas, que es contundente. Por lo cual desestimó la prueba, por dilatoria.

    Rodríguez Varela y González consideran, sin entrar a evaluar lo superfluo de la prueba, que se debe dar a la otra parte ese recurso.

    Conclusión, el fallo de los camaristas confirma expresamente lo central del primer fallo: no hay ni delitos ni faltantes. Ante la insistencia del querellante, los jueces han preferido cerrar la causa sin atenuantes, ni excusas futuras de que no se le dio oportunidad. Criterio contradictorio, ciertamente, ya que luego de más de tres años todas las pruebas ofrecidas durante la pericia por el apelante dieron la razón a ATE Nacional.

    Algo que volverá a quedar demostrado en muy poco tiempo.



    Prensa ATE


    Relacionados