• IDEP Salud

    17 de enero de 2020

    Entrevistas a Rodolfo Arrechea y a Tránsito Fernández

    Trabajadores y usuarios rechazan el intento del Gobierno Porteño de unificar hospitales de Salud Mental y denuncian negocios inmobiliarios.

    Los trabajadores de la Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires expresaron un rechazo terminante y se mantienen en Estado de Asamblea ante un nuevo intento del Gobierno Porteño para unificar hospitales públicos, en este caso, se trataría de los hospitales Borda, Moyano, Tobar García y Udaondo.

    Entrevista a Rodolfo Arrechea, Coordinador Nacional de Salud ATE Argentina

    “HAY UNANIMIDAD DE LOS TRABAJADORES PARA RECHAZAR ESTA NUEVA INICIATIVA DE UNIFICAR HOSPITALES PÚBLICOS PARA HACER NEGOCIOS INMOBILIARIOS”

    - ¿Nuevamente asistimos a la intención de unificar hospitales públicos de parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en este caso los hospitales de salud mental?

    - Rodolfo Arrechea: Sí, es un nuevo intento disfrazado de un avance en lo que sería la contención de los pacientes con este tipo de patología. Nosotros no nos oponemos a todo lo que sea mejorar la calidad de atención o mejorar el funcionamiento de los hospitales públicos y estamos dispuestos a acompañar en ese sentido, pero lo que ocurre es que se contempla un solo tipo de visión que es concentrar a todos: el Hospital Borda, el Moyano, el Hospital Infanto-juvenil Carolina Tobar García y, probablemente, el Hospital de Gastroenterología, que se supone que no tendría nada que ver con esta cuestión. Acá lo que está ocurriendo es una fuerte política del gobierno de Larreta de llevar adelante negocios inmobiliarios con terrenos que son del Estado. Y no es que son terrenos del Estado desde que el PRO gobierna la Ciudad, son del Estado desde hace más de cien años. Por eso participamos en una Asamblea muy importante en el Hospital Moyano con todas las organizaciones gremiales, con todas asociaciones profesionales y en principio hubo unanimidad en rechazar esta iniciativa. Firmamos un acuerdo entre todas las organizaciones para solicitar una entrevista al Ministerio de Salud y al Gobierno de la Ciudad y estamos a la espera de esta respuesta. También va a haber una asamblea en el Hospital Borda y es muy probable que la semana que viene hagamos, en la esquina de Carrillo y Brandsen, una gran asamblea invitando a las organizaciones sociales a que participen. En un mes complejo porque mucha gente está descansando por las vacaciones pero acá vamos a sumar todas las fuerzas para oponernos a esta cuestión.

    - Esto también reaviva algunos fantasmas porque uno no puede dejar de recordad que ya son varios los intentos del Gobierno de la Ciudad para hacer negocios inmobiliarios con los terrenos de los hospitales públicos, sin ir más lejos la tremenda represión en el Hospital Borda.

     

    - Rodolfo Arrechea: Esta es una lucha que los trabajadores llevamos adelante hace muchos años, porque previo a eso, en la década del noventa, intentaron hacer lo mismo, cerrar los hospitales neuropsiquiátricos y declararon por decreto áreas vacantes, que eran para llevar adelante el negocio inmobiliario. Luego eso quedó en la nada. En ese momento estaba (Héctor) Lombardo, que era Ministro de Salud la Alianza. Y ahora, nuevamente, vuelven a la carga con esta cuestión. Y no nos podemos olvidar lo que pasó cuando entró la Policía de la Ciudad al Hospital Borda con una fuerte represión en la que, inclusive, agredieron a pacientes, no solo a nosotros que estábamos participando en defensa de un área tan sensible como son los talleres que funcionan ahí en el Hospital Borda, sino que no tuvieron límite: hubo periodistas agredidos –algunos que recibieron balas de goma-, y pacientes que fueron reprimidos. Una situación gravísima: reprimieron a pacientes, eso no ocurrió nunca, que entre una fuerza de seguridad a un hospital a reprimir a trabajadores y a pacientes. No hay que olvidarse de eso. El que estaba a cargo de ese operativo era el comisario (Ricardo) Pedace –que creo que sigue cumpliendo funciones en el Gobierno de la Ciudad-.

    - En esta lucha los trabajadores también evitaron otra fusión que Larreta intentó en su mandato anterior y a la que llamaron complejo hospitalario Sur para unificar a cinco hospitales en un mismo predio.

    - Rodolfo Arrechea: Es más o menos la misma temática, cada tanto vuelven a tirar la botella al mar porque el modelo siempre es el mismo: intentar que el Estado se desprenda de estos terrenos para generar negocios inmobiliarios y sabemos que muchas empresas están vinculadas a grandes obras que ha llevado adelante el Gobierno de la Ciudad. Nosotros en esto no podemos distraernos porque yo recuerdo que apenas asumió la gestión de Macri publicaron en los dos principales diarios de la argentina una Solicitada que planteaba lo siguiente: la remodelación del Hospital Rivadavia, la remodelación de otros hospitales y un nuevo rediseño de cómo iban a dividir los hospitales en cuatro regiones de la Ciudad de Buenos Aires. Lo que se pretendía hacer era la eliminación de los hospitales monovalentes y, en el Hospital Rivadavia, decían que iban a hacer un hospital vertical, con ascensores inteligentes –no sabemos qué significa eso-, y un helipuerto. Los argumentos que sostenía en ese momento la doctora (Ana) Aramburu era que el cableado estaba muy viejo y que estaba a seis cuadras del Hospital Fernández –que están hace más de ciento treinta años a seis cuadras-, y los dos hospitales están abarrotados. En la Ciudad de Buenos Aires atendemos a más de 9.173.000 consultas externas por año, más de 1.100.000 operaciones programadas y, aún así, hay un fuerte retraso en las operaciones programadas más sencillas como una vesícula producto de que no tenemos la cantidad óptima de recursos humanos y que muchas veces faltan los insumos. La verdad es que desde ATE nos opusimos, fue una gran resistencia y tuvieron que abandonar la iniciativa. Luego se fue Macri y asumió Larreta y yo tengo que reconocer que lo que hicieron fue remodelar toda la parte más vieja del Hospital Rivadavia y en los próximos meses se van a inaugurar todas las áreas nuevas y que tienen que ver más que con el compromiso del Gobierno de la Ciudad, con nuestra lucha, en la que siempre planteamos que los hospitales se tienen que mejorar porque eso es mucho más económico: destinar la plata a mejoras edilicias –aunque el Gobierno de la Ciudad subejecuta las partidas ya que de los 150 millones de dólares solamente utilizaron el 18%. El Hospital Rivadavia se mejoró y esperamos en los próximos días la inauguración, que tiene que ver con lo que ATE desarrolló en el Hospital Rivadavia, porque la doctora Aramburu sostenía este tema del cableado y yo le dije personalmente: “Nadie va a tirar la casa de uno abajo si tiene que cambiar el cableado, si hay que cambiar el cableado, se cambia el cableado y, en todo caso, se mejora todo lo que se pueda mejorar. Lo que pasa es que ese era un argumento poco serio porque lo que querían era dejar reducido a media manzana, las seis manzanas donde está ubicado el Hospital Rivadavia, nuevamente por la cuestión del negocio inmobiliario. Lo que me llamó la atención es que en esa Solicitada no firmaba el Ministro de Salud, sino que la firmaba el arquitecto (Daniel) Chaín, Ministro de Desarrollo Urbano, entonces, claramente, no obedecía a un proyecto sanitario –que uno puede estar a favor o no-, sino que era el ministro que llevó adelante todas las grandes obras que ahora se ven en la Ciudad de Buenos Aires y era el firmante de esta solicitada. Muchas veces la población, que no tiene por qué saber estas cuestiones, no lo advirtió, pero desde la Asociación de los Trabajadores del Estado sí lo advertimos, lo denunciamos y pudimos mantener el Hospital Rivadavia con las puertas abiertas y, la verdad, que las mejoras fueron importantes por todo lo que hicimos: fuimos a la Legislatura, sacamos una Ley de Reparación Histórica que exigía que el Gobierno de la Ciudad tenía que mandar partidas todos los años para la mejora edilicia del Hospital –que fue firmada por todos los bloques-. Y aunque esa Ordenanza se cumplió a medias, la cuestión es que ahora el Hospital está en muchísimas mejores condiciones. No queremos que pase lo mismo con la cuestión de la reunificación de los hospitales de Salud Mental, que son hospitales donde los pacientes quedan ahí, cronificados, nosotros no estamos a favor de estas cuestiones, pero no se solucionan cerrándolos y vendiendo los terrenos para hacer negocios inmobiliarios como pretende el Gobierno de la Ciudad.

    - Se calcula que el Estado con las gestiones de Macri y Larreta ya perdió más de 200 hectáreas en beneficio de los que hacen negocios inmobiliarios.

    - Rodolfo Arrechea: Y eso no se tradujo en que estemos mejor, porque no es que el Estado se desprendió de espacios y esa plata se utilizó para nombrar más personal en los hospitales ni para reforzar el equipamiento hospitalario, la verdad que eso no se vio reflejado, al contrario, de todos los trabajadores nacionales, provinciales y municipales, los sueldos más bajos son los de la Ciudad de Buenos Aires. Por eso nosotros vamos a ofrecer resistencia porque ya estamos acostumbrados y tenemos un compromiso de defender las áreas estratégicas del Estado, defendemos el rol que cumple el hospital público y gratuito y no queremos que pase –como pasó a nivel nacional-, que terminamos con doce millones de vacunas arrumbadas en la Aduana y con un brote de sarampión, algo que ya estaba erradicado en la Argentina, producto de la falta de planificación. En otros países las consecuencias para los funcionarios que cometieron esta desidia serían mucho más serias que lo que pasa acá. A fin de cuentas y en definitiva la que padece todas estas consecuencias es la población, que es a la que nos debemos. Nosotros vamos a pelear para defender lo que consideramos que tiene una razón de ser, que son los hospitales de salud mental, que deben funcionar mejor pero la culpa no es de los trabajadores ni de los usuarios sino de los que tienen la responsabilidad de gestionar como corresponde.

    Entrevista a Tránsito Fernández, Delegada General de ATE del Hospital Moyano

    “LARRETA MIENTE PERMANENTEMENTE”

    La asamblea de trabajadores de la Salud en la que participaron delegados, trabajadores y pacientes, denunció un nuevo proyecto del gobierno de Rodríguez Larreta para intentar la unificación de los hospitales de salud mental. Ante lo que consideran un atropello, un intento de ajuste y un nuevo negociado inmobiliario, la Delegada General de ATE del Hospital Moyano, Tránsito Fernández, expuso a IDEP SALUD: “Larreta miente permanentemente porque antes de las elecciones dijo que anulaba la unificación cinco hospitales en uno contra la que tanto luchamos –eran otros hospitales-, pero después de ganar las elecciones, el 30 de diciembre, nos informan de modo poco habitual, no formal, en un brindis que hubo en el hospital, que el nuevo Director de Salud Mental y otras autoridades sostuvieron que la unificación de los hospitales de salud mental era inminente, incluyendo el infanto-juvenil. Es una locura unificarlos porque juntarían niños, niñas, adolescentes, mujeres y hombres, justo ahora que luchamos permanentemente contra las agresiones o abusos sexuales. Denunciamos que es un nuevo intento de ajuste y de amontonar a nuestros pacientes como ganado”.

    - No es la primera vez que sucede que intentan unificar los hospitales de salud mental.

    - Tránsito Fernández: Esto ya lo vivimos con (Héctor) Lombardo, lo vivimos con (Donato) Spacavento, también trataron de usar la Ley de Salud Mental para atropellarnos hablando del cierre en el 2020 y ahora esto. Mucho antes, en el año 92, nos trasladaron a todos los hospitales nacionales a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires y ahora de vuelta están atropellando al Hospital de Gastroenterología (Udaondo), de vuelta atropellan al Ferrer. Están totalmente locos los que creen que la salud mental se soluciona amontonando pacientes en un solo sector o cerrando hospitales. Nosotros estamos totalmente de acuerdo con el Polo de Neurociencias, estamos de acuerdo con la modernización, con todo lo que quieran hacer para mejorar la atención y los servicios, que abran las puertas, que abran calles, que la sociedad se comunique con nuestros pacientes, que vean que nuestros pacientes no son los malos, los malos son los que gobiernan, los que dirigen, porque las que no tienen hoy papel higiénico son las pacientes, no tienen champú, las enfermeras no tienen con qué bañar, la comida es tercerizada, la limpieza es tercerizada, mantenimiento es tercerizado. Hoy los techos deben estar lloviendo, porque cada vez que llueve entra agua, porque no arreglan nada, está totalmente abandonado el hospital. Nosotros los trabajadores del Estado de ATE somos muy duros y vamos a luchar, los trabajadores van a luchar pero yo no sé si los dirigentes o las cabezas de otros gremios van a luchar. Pero nosotros vamos a pelear y no vamos a permitir que unifiquen hospitales, ni tampoco ningún cierre. Lo que sí decimos es que cumplan con la Ley Nacional de Salud Mental que haya efectores, que haya casas de medio camino, un montón de cosas que todavía no hicieron, entonces que empiecen a hacer todo lo que tienen que hacer para brindarles una mejor atención a las pacientes, una mejor calidad de atención, pero ahora lo que se busca es el gran negocio inmobiliario: Puerto Madero, Corredor Sur, Pompeya, por eso en esa zona se incendian tanto las casitas, no casualmente, eso se hace a propósito y a nosotros como no nos pueden prender fuego, nos quieren sacar. Esta es la pelea y vamos a pelear.

    - O sea que una vez más los trabajadores van a defender y resistir para que los hospitales sigan funcionando cada uno en su lugar, sobre sus mismos terrenos.

    - Tránsito Fernández: Obvio. Es lo que tiene que pasar porque para eso fueron donadas las tierras. El Hospital Moyano tiene 165 años para hacer lo que en ese momento se llamaba un hospicio, después se lo llamó vulgarmente loquero y hoy son los hospitales neuro-psiquiátricos o de salud mental. Pero el nombre no va a cambiar lo que pase adentro, lo que si va a cambiar las cosas es que hagan lo que dice la Ley Nacional de Salud Mental: que hagan las casas de medio camino y que hagan todo lo que tienen que hacer para que las pacientes dignamente se puedan asistir, rehabilitar y puedan irse a sus casas o conseguir un trabajo. Es muy difícil que a nuestras pacientes les den un trabajo, yo no discrimino a nadie en la vida, pero a las personas que están detenidas por cometer delitos les brindan más posibilidades de trabajo que a los usuarios de salud mental. Entonces, las tienen que rehabilitar, las tienen que educar, les tienen que dar todo lo que necesiten. Este es un Hospital Escuela, debería haber en todos los pabellones un taller, una escuela o algo que a las pacientes y a nosotros, los trabajadores, nos formen mejor para que cada vez la calidad de atención a las pacientes sea mejor, porque de esa forma se cura. No se cura castigando. Nosotros decimos: que vengan las autoridades, que venga quien quiera venir y que se quede una hora asistiendo a los pacientes y entonces van a saber qué es la salud mental. Hay que estar para contenerlas, para escucharlas, para acompañarlas y para que se vea hoy como están. Con solo escuchar que las van a amontonar lloran, están mal, descompensadas. Hoy hay una falta de insumos tremenda, una falta de personal tremenda, para poner la cocina –que está tercerizada-, ocuparon un lugar donde las pacientes bailaban, se reunían, tenían radio, hacían volley, pintaban y hacían un montón de actividades que tienen que ver con la rehabilitación. Es cruel lo que hacen con las pacientes. ¿Qué quieren hacer, poner diez camas en cada hospital, repartir a los enfermeros, a los profesionales? En realidad, en los hospitales no quieren las diez camas de salud mental porque esto ya lo hizo Larreta en otra oportunidad y no funcionó. Ya llevó pacientes a clínicas privadas, en la época de Spacavento, llevaban pacientes y pagaban por cápita a las clínicas privadas. Y resultó ser que las pacientes se venían de nuevo, se escapaban y venían al hospital. Y a las que fallecieron desde el hospital le hacían la defunción, el certificado de fallecimiento. Es una mugre, no tienen vergüenza de hacer eso con gente que no se puede defender. Por suerte, los trabajadores y mí gremio, del que yo estoy orgullosa, ATE, donde yo me formé como pionera de la lucha que soy, porque soy una delegada de oficio, me formé peleando ahí adentro. Entonces, no voy a dejar que a una sola paciente la lastimen, ya a esta altura de mi vida no tengo mucho que perder. A mí me gustaría que el Director de Salud Mental venga al hospital, que hable con los trabajadores, si quiere hacemos una asamblea con las pacientes, estamos abiertos a todos los debates, a todas las discusiones y no nos oponemos a que mejoren todo lo que sea la calidad de atención, no solo en salud mental, sino en toda la Ciudad habría que mejorar la atención de la salud porque está muy debilitada, muy caída, no hay nada en los hospitales. En la asamblea hubo delegados de todos los hospitales, del Fernández, del Argerich, del Rivadavia, de Casa Cuna, de todos los hospitales, de los CAPS, de todos lados, también de los partidos políticos y todos plantearon hacer una asamblea el martes 21 en Carrillo y Brandsen. Es un conflicto en el que los trabajadores estamos juntos para defender la salud pública. Vamos a seguir peleando, el pecho está puesto y lo vamos a seguir haciendo.

    Rubén Fernández, IDEP SALUD


    Relacionados